Cirugía de Epilepsia

Cuando se trata de Epilepsia Refractaria, que no responde al tratamiento médico con los medicamentos anti-epilépticos de última generación, la Cirugía puede ser una excelente alternativa.  Es sabido que los efectos de las convulsiones repetitivas y de los fármacos afectan las capacidades cognitiva, conductual y emocional.  En niños estabiliza la velocidad del desarrollo , previniendo la detención o la regresión del mismo, por lo que se recomienda que se realice lo antes posible.

Los pacientes deben ser cuidadosamente seleccionados, sometiéndose a un protocolo de diagnóstico.

Existen varias opciones quirúrgicas, que van de acuerdo al tipo de Epilepsia y del resultado de los estudios de diagnóstico.  A continuación mencionaremos las más frecuentes:

Lobectomía Temporal o Hipocampectomía

Lóbulo Temporal Consiste en la resección de la punta del lóbulo temporal afectado o de una porción de él que se llama hipocampo.  Es una de las ciugías más frecuentes y con mejores resultados. Se efectúa cuando se determina que el foco epileptogénico se origina en la punta del lóbulo temporal. En estos casos esa área del cerebro ha dejado de funcionar normalmente y su eliminación no tiene ningún efecto nocivo; por el contrario, se ha visto que si no se opera la epilepsia puede propagarse a otros sitios e incluso al lado opuesto del cerebro.

Lesionectomía

Consiste en la resección de una porción de la corteza  cerebral en que se haya determinado que se originan las convulsiones. Es de suma importancia determinar que no se encuentra en un área elocuente (de importancia funcional), de modo que al eliminarla no se produzcan déficits funcionales al paciente.


Callostotomía

Cuerpo Calloso Cuando no se logra identificar el foco epileptogénico y las crisis son generalizadas, se propagan de un hemisferio al otro a travez de las fibras de cuerpo calloso (marcado con flecha a la izquierda), este se secciona parcial o totalmente de acuerdo a cada caso.
Este es un procedimiento con fines paleativos pues no va a detener las convulsiones, hará que no se generalicen y sean más benignas y posiblemente mejor controladas con tratamiento médico.

Estimulador Vagal

Estimulación Vagal La estimulación vagal se utiliza en las epilepsias generalizadas o en aquellas con múltiles focos epileptogénicos o localizados en áreas elocuentes, en los que no se puede realizar una resección. Consiste en colocar unos electrodos en un nervio que se origina directamente en el tallo cerebral, nervio Vago, que llevarán impulsos eléctricos muy bien modulados hacia el cerebro, lo que bloquea en cierta medida la generación de las crisis.
Consiste en identificar el Vago en el cuello, colocar los electrodos envolviéndolo, los que se llevan por debajo de la piel a un pequeño estimulador o generador de los impulsos, que se implanta a nivel del pecho.
Una vez instalado se programa por telemetría externa, requriendo ajustarse frecuentemente hasta encontrar los parámetros de estimulación más efectivos